Al fin llovió

Inicio » Actualidad » Al fin llovió

De nuevo el Juvenil A inventó todo para ganar,  pero poco o nada puede hacer contra la magia negra que le persigue. Ayoub perforó la portería verde en el minuto 37. Pero al menos Al fin llovió. Llovieron ocasiones de gol, llovió dominio y control del balón, pero sobre todo llovió buen juego, del bueno, ese de toque, de triangulación, que desarbola rivales, una lección de fútbol al Tomelloso, al líder, que sólo pudo defenderse a base de pelotazos y a ver qué pasaba. Un gol en el minuto 94 en propia puerta, dejó el marcador en tablas, 1-1, premio excesivo para quien menos hizo. Pocos minutos antes, con uno a cero a nuestro favor, un remate de los nuestros al larguero botó dentro de la línea de gol, aseguramos. Era el dos a cero, pero en Toledo el SMD (Sistema Métrico Decimal) no debe ser igual que en Tomelloso o en Almansa. Es como la duración que tienen los partidos si el equipo local va ganando. En Toledo duran 96 minutos mínimo, en otros lugares de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no llegan ni a 87. Quijotes somos.

El Cadete A tuvo paciencia para ir mascando un partido que se presentó duro y rocoso. Los nuestros en el primer periodo intentaban una y otra vez rajar las espaldas de la defensa alcarreña, que se defendió heroicamente. El Salesianos de Guadalajara se agazapó atrás y corrió cuando tuvo el balón en su poder, buscando su momento de gloria, algo que nuestro equipo no permitió. Al cuarto minuto de la reanudación, Juan se hizo sitio en el área vestido de depredador para meter un gol que no está al alcance de todos, 1-0, que a la postre valió tres puntos. Dos de dos, tres y tres son seis. Partidos ganados y puntos.

La injusticia, la magia negra, que castigó al Juvenil A ya había maltratado por la mañana al Infantil A, que le pegó un repaso de fútbol en toda regla al Salesianos Guadalajara, que respondió al gol de Víctor Úbeda con un disparo desde lejos, y soplando al balón para que no bajara su trayectoria hasta el límite de la escuadra, a la que no llegó Sergio ni hubiese podido llegar Spiderman. Final 1-1. Aquí tenemos equipo que juega y eso nos gusta mucho.

Comenzó el Campeonato Benjamín “La Sagra” de Villaseca con un enfrentamiento directo de nuestros equipos, Benjamín A contra Benjamín C, partido que se llevaron los primeros, partido limpio, correcto, con muy buenos modales y marcador demasiado abultado. El peor fue el árbitro que casualmente era de la casa. Hay que correr más, colegiado. El otro equipo, el Benjamín B, goleó al Seseña A, 1-5, jugando un excelente partido, favorecido por la elegancia de su puesta en escena, que está lejos de cualquier angustia y obsesión. Valientes con el balón

 

Llovió poco, pero algo cayó.