Reírse en vez de temblar

Inicio » Actualidad » Reírse en vez de temblar

Cuatro entrenamientos y dos torneos después, el Alevín A encantó a todos con su juego, se motivó con el interés de sus rivales en vencerles y fue capaz de ganar el IX Torneo de Fútbol-7 de Numancia, tras vencer al Móstoles URJC A en la final por 2-4. Antes en semis, fue el Getafe B el que cayó por 2-3 en un partidazo que fue la final anticipada. Nuestros chicos empiezan así de fuertes, sin complejo alguno, jugando y divirtiéndose como esos que van a una película de terror para reírse en vez de temblar. Jugaron en corto, en largo, desplazamiento extenso o pase milimétrico, según exigía el momento, pausados, a la carrera, tranquilos y excitados, dependiendo de la velocidad que había que poner. No hubo ningún protagonista, fueron todos, unas veces tú y otras veces yo, pero siempre el equipo, los catorce más los dos que faltaron, que nos deleitaron con ese juego distinguido, desatado, arrebatados por las musas, esa exquisitez con el balón por medio al que cada vez más nos van acostumbrando. Es sólo un primer paso, de un largo recorrido que tendrán que ir afinando y perfilando con paciencia y sin alardes de saca pechos, les queda trabajo, mucho, para ser espléndidos, un camino largo para conseguir los mejores efectos, y una palabra que deben tener presente en cada partido, humildad, y una actitud en cada momento, respeto. Vamos bien, equipo.


Con dos partidos redondos, tan redondos y circulares por sus aplastantes victorias en Aranjuez ante el Áncora, fulminaron a sus rivales con goles, muchos, 0-15 los del Infantil A que va engrasando el rodillo vista puesta para menos de un mes donde empieza lo bueno, la liga regional, y 0-10 los del Infantil B que para ser su primer partido de futbol 11, regatearon el escollo de campo y espacios más grandes a los que no estaban acostumbrados con una destreza y agilidad más que notable. Destacamos también la gran goleada del Infantil C en Carranque, 0-7, donde los chicos de Hiroki y Chikei, cuerpo técnico exótico donde los haya, fueron una apisonadora ante su rival. Sólo nos queda felicitar y dar una nota muy alta para el resto de los equipos que con tan sólo dos entrenamientos, nos mostraron en sus partidos amistosos y torneos que tenemos mucha temporada para disfrutar, que Odelot Toletum está en marcha y que el baile ha comenzado, y nosotros como aquellas madres orgullosas de sus hijos pensamos que los mejores novios los tenemos nosotros en casa. En siete días, más y mejor.