LA CAMISETA NARANJA, CUESTI脫N DE ACTITUD. (06-12-2009)

El partido era muy temprano, con el césped artificial escarchado todavía por la helada, aunque el sol empezaba a desesperezarse, pero los que allí estábamos intuíamos que algo bueno íbamos a ver, no sabemos porqué. Y lo vimos, vaya que si lo vimos. Fue un partidazo de fútbol. Un monólogo. El Alevín C, nos enseñó a primera hora del sábado cómo midiendo poco mas de un metro se puede jugar al fútbol excepcionalmente. El rival era el Toledo A, un buen equipo, que se quedó aturdido en los primeros minutos del orden de los naranjas, hasta el punto que quisieron meter un gol tan pronto, que no cayeron en la cuenta que el balón lo metieron ellos mismos en su portería.Y aquí empezó el baile. El equipo más pequeño en edad y físico, pero más ordenado, más trabajado, más disciplinado y sobre todo más humilde, le dió una lección táctica y técnica al contrario, que quizá no midió bien a quién se enfrentaba. La posesión de balón, abrumadora. El resultado contundente (4-0). La sensación, para los que lo vimos fue simplemente una sonrisa, de satisfacción. Y de orgullo. Por el juego, por la imagen. El Alevín "B"  perdió 2-1, contra el Villaminaya, pero dejó una excelente imagen también por su entrega, su actitud, y porque mantuvo intactas sus opciones de empatar e incluso ganar hasta el final, dejando detalles de mucha calidad. Es para sentirse encantados con ellos, y así lo estamos en la Escuela de Fútbol Odelot Toletum. Como del Alevín "A", nuestra gran baza para el Campeonato Provincial, que goleó  9-0, con facilidad a un equipo más pequeño, pero gallardo, el Argés "B", que resistió altivo sabiéndose inferior. Nuestro equipo hasta ahora es el que mejores números nos aporta, pues son 46 goles los que ha conseguido con solo 3 en contra. Quien dude de que es un equipo bien trabajado, debe aficionarse a otro deporte. Derrota del Benjamin "A", 3-1 ante el Noblejas "A", que tuvo la suerte de encontrarse con un regalo que le hicimos por cortesía. Y luego fue un querer y no poder. Setecientos cuarenta y tantos corners después, perdimos el partido, por falta de puntería y porque hay jugadores que quizá no sepan en qué equipo están. No se puede acudir a un partido en pijama y con la almohada bajo el brazo. aunque seamos benjamines. Despertador activado, o mejor en casa. El Infantil  "A" ganó 1-3 al Talavera Cervantes en un partido cómodo pero engañoso. Lo explicamos. Sin dudar de la capacidad de éste equipo, que de momento se pasea, sí creemos que su actitud es dudosa en según qué situaciones, y está claro que tendrán días  más complicados. Convendría bajarse un poco de esa nube que es la estadística, (32 goles a favor y 1 en contra). Esto se acaba en Abril ó Mayo, ó quizá en Marzo si vamos de soberbios. Tomemos nota chicos. Todo esto es aplicable al Cadete "A" que rozó el esperpento en Quintanar, donde perdió 6-5, ante un equipo bastante inferior al que subestimamos. Tendremos que aprender que para ganar un partido sea del nivel que sea, hay que correr, tener tensión, y concentración. Nos pareció que algunos jugadores no se quitaron de las orejas el MP3 ó MP4 que traían en el autobús, y siguieron escuchando música durante el partido. En fin, si seguimos con los auriculares perderemos la silla, el sitio y hasta el autobús. Qué decir de los juveniles. En Daimiel el Juvenil Nacional recibió un severo correctivo, 4-0, quizá excesivo, o no, según se mire. Demasiado castigo el resultado porque el otro equipo siendo ramplón y con papeletas evidentes para el descenso nos metió cuatro. Es verdad que dimos dos largueros, que nos pitaron un penalti Made in Ciudad Real, que ya produce hasta risa y vergüenza ajena en el publico local, y que hemos visto muchas veces, pero no es excusa para ciertos comportamientos. Empató el Juvenil Provincial ante el Noblejas, 3-3,  con dos goles de Guti y uno de Fernando, en un partido igualado que incluso pudimos ganar al final si no hubiéramos fallado un penalti. Pero la sensación ha sido buena, porque los jugadores que quisieron estar, a los que realmente les gusta el fútbol,  lo dieron todo, quisieron ganar, y defendieron ésta camiseta como debe ser. Aunque visto lo visto algunos mayores deberían pasarse muchos días  a ver a los pequeños jugar.