EL GOL, EL SABOR DE LA ALEGR脥A. (30-JUNIO-2012)

El gol fallado sirve para recibir críticas, y además dispara opiniones para nada imparciales, escondidas a menudo en el anonimato. Forma parte del fútbol también. El gol conseguido sirve para unir sentimientos, pasiones, esfuerzos, personalidades y almas. Y sonrisas. El gol es el sabor de la alegría

Muchas cosas han pasado desde el verano de 2002, allá cuando arrancó Odelot. Y muchos goles. Pasan jugadores y entrenadores, y también madres, padres, días, meses y años, pero permanece una filosfía, que es la clave y el sustento de nuestro éxito. Combinar competitividad con aprendizaje no es fácil, pero tenemos la enorme suerte de contar con los mejores guías para poder aunar ambas cosas. Por eso, quien compite aprendiendo, está encantado con nuestro escudo, y quien aprende compitiendo, también. Nuestro objetivo es vender ilusión. El humo que lo vendan otros.

Una temporada más, seguimos ganando y aprendiendo, que no se le olvide a nadie. Los títulos logrados en las ligas Benjamín y Prebenjamín mantienen nuestro prestigio. Entre 38 equipos en el Campeonato Benjamín de Villaseca, hemos metido a los tres nuestros entre los ocho mejores, uno de ellos, el Benjamin A, ya sabeis, Campeón. El Prebenjamin A fue Campeón con justicia, pues así lo demostró durante nueve meses. El logro conseguido por el Prebenjamin B, Campeón, en su liga Juego Limpio, también. Los chupetines, Prebenjamin C, al quedar cuartos en una liga de 24 equipos es excepcional, así como el papel del Alevin E en Primera, y como el resto, Alevín A, B, C y D, en Segunda, que destacaron en una liga de catorce equipos. La actuación de los equipos Infantil A, Subcampeón empatado a puntos con el líder Albacete, y Cadete A, tercero tras los equipos de Albacete Balompié y Fundación Albacete,  en la Liga Regional, merece el calificativo de memorable. En Primera División Cadete e Infantil, hemos repetido puesto y éxito, terceros, pues ambos equipos, Cadete B e Infantil B, siendo de primer año, han estado entre los mejores. Y qué decir del Juvenil, que en una liga de 18 equipos ha logrado quedar en sexta posición, teniendo durante más de cuatro meses de competición hasta ocho jugadores lesionados. Todos estos logros, a base de goles.

Y ahora nos queda la Costa del Sol Cup, en Benalmádena y Torremolinos. Ya sabemos al menos que dejaremos y nos traeremos algo. Ilusión. Y goles. Sabor de la alegría.