En Campo El Arroyo: Padres y Entrenadores se vieron las caras

El partido de Padres vs Entrenadores tuvo lugar en Campo El Arroyo y no defraud贸. Fue una experiencia enriquecedora para toda la familia de Odelot Toletum

A nadie defraud贸 el partido. Los dos equipos llegaban al partido con bajas importantes, pero los que estuvieron ofrecieron f煤tbol del bueno, de ese donde el bal贸n se acurruca en los mejores pies, del que levantan exclamaciones de admiraci贸n en cada control, cada pase, cada movimiento y cada gol. Hubo nueve goles, pero pudieron caer m谩s, aunque los que vimos fueron de clase.

El equipo de U.D. Entrenadores gan贸 6-3 al de Padres C.F. en Campo El Arroyo. Comenz贸 el encuentro con el bal贸n para los padres que tocaban bien sin perder la pelota, estudiando al rival y oteando el horizonte por donde pod铆an entrar a territorio enemigo. Sin embargo, no se hab铆a cumplido el cuarto de hora cuando dos p茅rdidas en el centro del campo castigaron a los pap谩s, y en cuatro minutos llegaron los dos goles de los de negro.

El golpe sent贸 fatal en el bando de los progenitores que se fueron con todo arriba buscando el gol que les diera vida, y en un excelente tramo de buen juego y llegadas peligrosas lleg贸 no solo el primer gol, sino tambi茅n el empate y el dos a tres que pon铆a patas arriba el partido. Heridos en su amor propio, el combinado del cuerpo t茅cnico despert贸 y en el 煤ltimo minuto del primer tiempo volvi贸 a poner las tablas en el marcador. 3-3 y refrigerio.

campo el arroyo - padres y entrenadores

La charla de f煤tbol en el descanso surti贸 efecto en los entrenadores que salieron dispuestos a mostrar todo su repertorio t茅cnico y f铆sico, y fue esta 煤ltima condici贸n la que se impuso en el segundo tiempo, determinante para subir al marcador tres goles m谩s a su favor. Entremedias, los padres lo intentaron en ocasiones, pero la defensa rival ya hab铆a aprendido de los errores anteriores y se mostr贸 inexpugnable en todo momento. El cansancio comenz贸 a hacer mella en ambos equipos y el ritmo ya se hizo cansino y previsible, el marcador qued贸 fijado con el 6-3 final, esperando el pitido final.

Luego, el tercer tiempo fue m谩s llevadero, las migas y la caldereta aliviaron, en Campo El Arroyo, en gran medida las contracturas, pinzamientos y tirones musculares. Era otro partido y aqu铆 s铆 lucieron todos cuchara y tenedor en mano.

Un 茅xito total el encuentro. Repetiremos, c贸mo no.