SONRISA, ILUSIÓN Y NUEVA ENERGÍA (14-FEBRERO-2016)

ImageLos alevines nos reponen cada sábado Sonrisas, Ilusión y Nuevas Energías. Hay colores que destiñen más que otros, pero los de estos chicos se pueden mezclar con cualquiera, el resultado siempre nos muestra el dominio de su color. Lo del Alevín A con el Toledo ha sido un escarnio este fin de semana, pues ha ganado al Toledo A en Primera División por 1-5 y en la Liga de El Viso 0-3, además de vapulear en esta misma liga 1-8, al Toledo C. Por favor te lo pido, vale ya, dirían los verdes. Si sumamos, 2-16. También el Alevín B reafirmó su liderato apabullando a La Puebla B por 0-15, como también fue goleada exagerada la del Alevin C ante el Benquerencia, 0-16, y aunque menos pomposa pero muy práctica la del Alevin D frente al PDM. Toledo C, 0-2, ambición mediante.

Fue un partido de esos en los que ya no encuentras uñas que morder, incluso para fijar la vista desesperada en las del vecino de grada, pero está bien que cueste ganar, que haya que sufrir, porque sin duda, eso aumenta la exigencia. No ganó, tampoco sufrió, pero el 0-0 final del Benjamín A ante el Seseña A nos demostró lo guapos que son estos partidos, pues a la misma velocidad que pasaba el tiempo, crecía la ansiedad y el querer ganar. El empate no oscureció la idea, pues dejamos al rival por primera vez sin ganar y sin meter gol. Punto y seguido.

Image 

Como podéis suponer, el 2-2 final dejó a todos insatisfechos y contentos en la misma medida. Habrá que esperar al menos hasta el próximo partido para sacudirse el sabor agridulce que supuso el empate del Infantil B ante el Toledo, que marcó sus dos goles en una más que dudosa legalidad. Pero eso no fue la causa de la derrota, y sí más bien la bienvenida que dimos al rival en forma de dos regalos, ambos graves: confiarse primero, distraerse en las protestas después. Aprendamos.

Con el choque congelado por el aire, el Juvenil tuvo que sacar el tiralíneas, la regla y el cartabón, para traerse los tres puntos de Villaluenga, 0-2, y una agradable sensación. Por último apuntamos que el Cadete C encontró el ritmo necesario para doblegar y superar, 1-2, al Pantoja, cierto es, que el gol recibido en el ultimo minuto, no engañó a nadie.

La sonrisa, la ilusión, la energía, y lo que queda por llegar.

Atentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.