MUCHO M脷SCULO Y MUCHOS PULMONES. (11-MARZO-2012)

Nadie debería dudar ya del Cadete A, no es sospechoso que es muy fuerte. Es muy difícil doblegar a éste equipo. Ayer la U.D. Talavera lo sufrió en el resultado, 7-2, prueba inequívoca. Y eso que en los primeros compases del partido, los azules tuvieron el balón, tocaron mucho, aunque sin llegadas claras. La primera batalla, la del balón la ganaron ellos. Después de esos minutos iniciales, donde parecíamos atolondrados adolescentes enamorados, nos hicimos con el juego, y a partir de ahí, nuestro rival tuvo que librar otra batalla, la de la supervivencia, la de buscar aire para respirar en el descanso. No les dejamos, pues en los dos últimos minutos del primer tiempo, les robamos sus botellas de oxígeno, y les golpeamos dos veces casi seguidas para irnos al descanso con dos a cero a favor. Casi antes de salir de vestuarios para disputar la segunda parte, ya habíamos metido el tercero, y poco después, el cuarto. Vino después un respiro para los talaveranos, que aprovecharon la ocasión de jugar casi solos, como si nos hubiéramos ido todos a beber agua a la banda mientras la Unión jugaba sin oposición. Consecuencia: Cuatro a dos. Agitados por el aliento en la nuca del marcador, nuestros chicos dieron otro arreón para meter otros tres más que finiquitaron el partido. Mucho músculo y muchos pulmones.

El Cadete B, conocedor de su inferioridad física respecto a su rival, el Carranque, preparó un plan calculador para hacer daño al segundo clasificado, y lo consiguió hasta tal extremo, que el resultado fue concluyente: 4-0, que nos coloca segundos a nosotros, y nos devuelve a un mundo más soleado una vez cumplido el objetivo principal que era la permanencia. Toca defender ese puesto e intentar asaltar el liderato si se duerme el dueño de él.

Dos partes diferentes, muy diferentes vimos en el partido del Infantil B, que terminó goleando al Carranque por 6-2, después de ir perdiendo cero a uno primero y uno a dos después. El segundo tiempo fue un derroche de esfuerzo y calidad, la que nos llevó a la victoria merecida por goles, como dice el marcador, y por juego, como el marcador dice.

El Infantil A perdió el liderato porque la UD.Talavera fué un equipo más físico que el nuestro desde el inicio, sobre todo por donde se construye. Cuando ya teníamos al menos un empate, en el último suspiro, en un corner nos metieron el 2-3 definitivo, porque les dejamos rematar hasta tres veces seguidas dentro del área pequeña, después de dos paradas extraordinarias de Chema.

Un mensaje: Debemos saber perder todos, jugadores y "seguidores", porque saber ganar es más fácil, y hay que saber respetar desde la grada a todos los jugadores, a los que empiezan el partido, que no son intocables, y a los que entran después, que también merecen jugar, y que afortunadamente también tienen padres. Y ser respetuosos con el entrenador, que si es tan bueno cuando se gana, no puede ser muy malo cuando se pierde. Frotaos los ojos, aunque sea hasta diez veces, y veréis que con éstas edades, en ésta Escuela, no tenemos ningún jugador estrella, aunque viva bajo vuestro techo. Tenemos eso sí, jugadores con buen nivel, excelente nivel. Pero solo eso.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada.