VUELVE EL COLORIDO DE LOS BENJAM脥NES. (15-11-2009)

Telón alzado en Villaseca, en el Campeonato Benjamín por excelencia, en su decimotercera edición, y que se presenta más interesante que nunca. Volvió el colorido, gracias al destello que produce la ilusión de cerca de quinientos niños que juegan su particular "Champions". Nosotros lo hacemos con cuarenta y cuatro jugadores distribuidos en tres equipos, defendiendo título, por segundo año consecutivo. El Benjamín A, presentó sus credenciales, ganando 6-3, a uno de los equipos que por tradición suelen ser aspirantes, el Argés A. Hubo una derrota injusta totalmente, porque aunque no fuimos capaces de acertar con la portería contraria, sí tuvimos la desgracia de marcar el único gol del partido, en propia puerta. 1-0,  perdió nuestro Benjamín B, ante el Añover A, aunque merecimos algo más, sobre todo al final donde algún defensa invisible del otro equipo sacó un balón que iba dentro. Los más pequeños, el Benjamín C, goleó 6-0 al Añover B, recordándonos a todos quién es el equipo campeón de 2009 en Prebenjamines, por goles, por juego, y sobre todo por actitud. Ahí estamos, ahí estaremos, luchando jornada a jornada por conservar la vitola de Campeón en benjamines. Mucho camino queda, pero no temais, sabemos que los pasos se dan de uno en uno. Segunda jornada en Prebenjamines, donde también queda claro que el Prebenjamín A que goleó al  Cobisa A, 7-0, es uno de los favoritos. Los más peques, el Prebenjamín B, perdió ante el Villaminaya, 11-1, cosa normal teniendo en cuenta la diferencia que hubo con el otro equipo, de edad, pero también física, pues los nuestros eran muchos centímetros más pequeños. También hubo pistoletazo a la Liga Provincial Alevín, donde tuvimos en la primera jornada un enfrentamiento entre dos equipos nuestros. El Alevín C venció 2-0 al Alevín B, y tuvimos la suerte de ver un partido muy bonito, igualado, disputado, donde lo mejor llegó al final del partido con los abrazos entre todos los niños, las sonrisas mezcladas de naranja unos y de negro otros, las dos equipaciones que brillaron sobre las demás. El Alevín A inició la liga marcando el terreno, dejando claro al resto de equipos quién es el equipo a batir. La primera víctima el Cobisa A, que recibió una derrota contundente, 19-0. Segunda victoria en liga del Cadete A, ante el Talavera CF., 1-2,  con goles de Parra y Migui, luchando contra el equipo contrario que tiene un nombre y un prestigio, y también para contrarrestar un gol recibido con la mano, que incluso causó la risa y la vergüenza ajena de los aficionados contrarios. Ante el mismo rival, el Talavera C.F., el Infantil A, se dió un festín de goles, ganó 0-7, con goles de Dani Ludeña (4), Dani López, José Luis y Diego Burguillo, y suma ya dos victorias sin recibir gol y dieciseis marcados a favor. No está mal, ¿no creeis?. Comienzo bueno también en liga del Cadete B, que venció 3-2 al CD.Recas, después de ir ganando dos a cero, y ver que el rival te empata en los últimos diez minutos. Pero en el último minuto, Rober, que había metido también el primero, metió la cabeza en un balón perdido en el área pequeña, para amarrar los tres puntos. Dani fuel el otro goleador. En el último partido amistoso antes de iniciar su liga, el Infantil B de Valentín Gil, goleó a domicilio al Añover, 1-6, haciéndonos ver que están preparados para ser competitivos al máximo. Los juveniles fueron derrotados en sus partidos de manera desigual. El Juvenil Provincial cayó ante el Sonseca A por 4-0, en un campo donde será difícil que gane alguien, porque tienen buen equipo y por otras cosas varias por todos conocidas, y  es que nosotros no nos metimos en el partido, saliendo quizá un poco acomplejados desde el inicio. El Juvenil Nacional cayó injustamente 1-2, gol de Manu, ante el Toledo,  y ante las desgracias ya repetidas en demasiadas ocasiones. Ayer fueron varios motivos que aunque no deben servir de excusa, sí condicionan el desarrollo normal de un partido, primero porque recibimos un gol antideportivo, marcado con un jugador nuestro en el suelo,  y el autor si lo vio pues fue el que sacó el codo a pasear, segundo porque nos condicionaron las tarjetas, también por culpa nuestra, y por último porque cuando todo el mundo pensaba en un empate por la igualdad del partido, llegó una expulsión, evitable, por nuestro jugador y sobre todo por el árbitro,  a falta de doce minutos que causó un desnivel considerable en el campo. Un gol resentido, no sabemos porqué, que desnudó totalmente al que lo consiguió, a falta de nueve minutos, nos sentenció, aunque con diez jugadores tuvimos las mejores ocasiones del partido, y ellos lo notaron, lo vimos en sus caras, el miedo de algunos, y esos falsos besos a un escudo de dos meses, que quizá le resuelva la vida, y el desprecio al otro escudo, con el que creció desde los seis hasta los catorce años. Hay que saber lo que es el respeto a un club cuando te da tanto,  la EFB. ODELOT TOLETUM, ese que le ofreció la oportunidad del éxito, que siempre estará por encima de cualquier persona, y que no es culpable de ninguna de sus frustraciones, ni de su aterrizaje en la tierra, después de tan altos vuelos imaginarios. Es de bien nacidos ser agradecidos. Es una verdadera lástima que  algunos no sepan enseñarlo en casa. El pitido final les sonó a música celestial. No os confundais,  si visteis como lo celebraron algunos, no era la  final  de la "Champions League", era un simple partido juvenil, de algo más de la mitad de la primera vuelta, con mucho por jugar todavía. Las celebraciones, mejor al final de la liga, por si acaso.  ¿A que sí?.